Centolla

Centolla

 

La centolla es uno de esos manjares que se pueden llegar a probar cuando se recorre la Patagonia, tanto en Chile como en Argentina hay una gran variedad de restaurantes que ofrecen este tipo de plato, a precios astronómicos, pero que sin duda logran hacer que muchos turistas puedan saborear un milenario cangrejo que ha dejado estupefacto a todo aquel que ha tenido el privilegio de probarlo, lo que está claro es que este cangrejo cuesta lo que piden por él y más.

Las centollas además de ser un cangrejo delicioso al comer, es un animal muy interesante que se desplaza sobre sus ocho patas, desfilando por el fondo marino, logrando con una dinámica muy ágil recorrer grandes distancias, tienen además en sus tenaces un espléndido sistema de defensa, capaz de espantar en muchos casos a los depredadores de las profundidades marinas, aunque con los seres humanos pierden.

Las profundidades han sido pobladas con trampas, las cuales atrapan a la centolla y las llevan hasta la superficie, a la espera de ser recogidas por algún buque pesquero, es tal la desesperación del animal con los rayos solares, dado que no está acostumbrada a la superficie, que sí no llega a ser encontrada rápidamente por los pescadores, es capaz de comerse por dentro, es por esto que para evitar ese proceso de descomposición interna, debe ser muy rápidamente hervidas, después de capturadas.

Una de las particularidades de la centolla austral es su sabor, ya que debido a los nutrientes que llegan al mar de los ríos este crustáceo toma un sabor mucho más dulce sobre todo en comparación con los ejemplares de la misma especie que se encuentran en otras latitudes, esto es debido principalmente a los afluentes que llegan a estas costas producto de la desglaciación de los glaciares, algo muy frecuente principalmente en lo que se conoce en Chile como la Patagonia Norte.

En la región en donde es más frecuente su pesca del lado de Chile es en la costa entre Valdivia y el Cabo de los hornos, aunque también en Argentina hay una interesante explotación gastronómica de la Centolla, siendo parte de la oferta constante de los restaurantes de toda la Patagonia, sin importar de qué lado de la cordillera se encuentre el visitante.

La profundidad en la que se le encuentra al crustáceo por lo general es de 150 metros, pero ha habido hallazgos de algunos ejemplares que logran mantenerse con vida hasta los 600 metros de profundidad, teniendo principal debilidad por la luz solar y la necesidad de estar sobre aguas realmente muy frías.

Su tradición gastronómica es muy antigua, hay documentos que comprueban que los indios yaganes ya contemplaban a la centolla como parte de sus costumbres alimenticias, algo que fue descubierto en el siglo XIX cuando se dio la primera incursión de blancos por esas regiones, siendo apetecida desde épocas muy distantes en el tiempo por el sabor exquisito de su carne, algo que hasta hoy es posible de corroborar en los restaurantes del sur tanto de Argentina como de Chile.

Dentro de los manjares más refinados de la gastronomía mundial está la centolla, hay quienes incluso llegan a crear puntos de comparación con el caviar iraní, algo que no está del todo explotado como marca, pero que bien podría volverse una cruzada conjunta entre chilenos y argentinos, buscando una denominación común que les permitiera explotar más el renombre de este crustáceo dentro de los mercados más refinados del mundo.

Ir a Tierra del Fuego y no comer centolla puede ser casi tan nefasto como ir a Paris y no visitar la Torre Eiffel, aunque está claro que además del costo de llegar hasta el sur de estos dos países se tendrá que presupuestar una buena cantidad de ahorros solo para probar este plato, además que no es el único obligatorio de la región, ya que además de esta inversión tendremos que tener en cuenta al cordero patagónico, otro espécimen típico de la zona que puede llegar a ser uno de los más deliciosos plato de comida que jamás hayamos probado.

Hay que tener cuidado también en donde se come, ya que es muy factible que en algunos lugares para turistas con poca ética nos den otro tipo de cangrejo queriendo hacerlo pasar por centolla, por lo que siempre es ideal ir a los restaurantes más recomendados.