Secretos a las brasas

Secretos a las brasas

 

Las brasas y los asados son dos elementos fundamentales en la vida de las personas, los podrán llamar como quieran pero un asado es un asado, en cualquier idioma representa lo mismo más allá de que cocinen es un espacio para compartir con amigos y familia, tomarse unos tragos comer bien, pero sobre todo es un momento que debería ser como parte de una búsqueda de placer, en donde si conocemos un buen cocinero de parrilla con seguridad tendremos un gran momento de esparcimiento además de un momento de conexión con los dioses de la gastronomía.

Muchas personas creen que saben cocinar a las brasas, pero en realidad cuando se analiza las maneras y las técnicas, así como también los platos que cocina se encuentran muchos vacíos en su formación, por lo que hay secretos de las brasas que siempre hay que tener en cuenta en el momento en que tomemos la responsabilidad de llevar a cabo un asado, para esto os daremos algunos conejos, principalmente confiados por expertos parrilleros.

En el mundo hay países que se caracterizan por ser la cuna de los mejores cocineros en determinadas opciones gastronómicas, es conocido con fama mundial de los parrilleros argentinos, uruguayos y chilenos, pero los gauchos sobre salen en fama sobre casi todos los países del mundo.

Incluso en el mundo hay turistas que viajan hasta Argentina para aprender de algunos profesores expertos, que se encargan de enseñar los secretos más ocultos de la parrilla, aunque tendremos que tener en cuenta que la calidad de los ingredientes no será la misma en el resto de países, algo que en muchos casos resulta perjudicial para los alumnos.

Antes de hacer el asado hay por ejemplo secretos con las cantidades de la carne, no es lo mismo cocinar para mujeres y niños que para hombres, aunque el promedio de porción por persona debe ser de medio kilo, aunque siempre es bueno tener en cuenta en esto todos los acompañamientos, ya que muchas veces cuando llega la carne ya todo el mundo está satisfecho.

El ojo del parrillero es determinante en estos casos, ya que cada corte es importante para tener en cuenta el corte, sobre todo los huesos, ya que en muchos casos hay cortes que tienen más hueso que carne por lo que los comensales consumirán muchas más porciones.

El secreto fundamental para un parrillero es que sepa manejar el fuego y preservarlo, no es lo mismo que se lleve a cabo en una parrilla moderna de gas, a que en realidad se exponga a la tradicional parrilla a carbón siendo en esta el verdadero desafío, sobre todo a la hora de mantener la temperatura. Otro secreto que tiene muchas creencias falsas es el momento de salar la carne, hay quienes hacen eso con mucho tiempo de anticipación pero en realidad solo la secan, mientras que lo ideal es hacerlo sobre la parrilla.

Hacer el fuego al carbón es un arte, por lo que siempre se debe mantener una llama al lado, que le permita de a poco ir cocinando y no tener que poner la carne por encima de la temperatura ideal, no hay que olvidar que para cada corte y tipo de carne y animal siempre hay temperaturas ideales distintas, por lo que en todos esos conceptos es que se distingue un buen parrillero de un cocinero cualquiera.

En términos generales el asado es el objetivo de muchos encuentros, escudados en disculpas como el futbol o cualquier otro espectáculo o celebración, lo que importa es el asado, y el encuentro, las picadas, los vinos, las risas, no importa si se está en un elegante espacio o en el medio del campo, siempre un poco de carbón, una parrilla y algo de carne pueden ser el complemento perfecto para cualquier momento perfecto.

Otro secreto con el fuego es poner la carne cuando podamos poner la mano sobre la parrilla sin quemarnos pero sintiendo una temperatura considerable, en cualquier otro escenario tenemos mucho fuego o muy poco y siempre mantener las reservas del mismo.

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *