La ciudad de David un paraíso arqueológico de la humanidad

La ciudad de David un paraíso arqueológico de la humanidad

 

Gran parte de la historia eclesiástica de la humanidad está concentrada en el Medio Oriente. Israel, Palestina entre otros países son el centro de los relatos consignados dentro de los libros sagrados de todas las religiones antiguas, y que en la modernidad un grupo de científicos está dedicado a tratar de verificar la relación del relato con los rastros arqueológicos que abundan en esta región del mundo y que gracias a los trabajos de excavación modernos han podido esclarecer muchos de los relatos religiosos.

Uno de los grandes epicentros de las excavaciones es la ciudad de David en Israel, en donde cientos de equipos intentan dar credibilidad a ciertos relatos que principalmente están dentro de la sabiduría religiosa que está en la Biblia y que han podido determinar que uno de los relatos no son parte de una leyenda, sino que por el contrario se comienzan a confirmar parte de las historias en ese libro contenidos y que tienen una antigüedad superior a los 2.600 años.

El relato data de un gran incendio que habría sucedido en la ciudad de Jerusalén y la captura de la antigua urbe por parte de los babilónicos, algo que aparece en el antiguo testamento y que habla sobre todo de elementos quemados contemporáneos al suceso, algo que fue encontrado en la ciudad de David y que comienza a dar un panorama novedoso de compilación histórica a la Biblia, algo que se ha debatido en cientos de oportunidades entre teólogos e historiadores.

Los investigadores han encontrado rastros que denotan una gran veracidad del relato bíblico, ya que allí hallaron huesos, semillas de uva, una diminuta estatua, madera y cerámica todos quemados por lo que se llevaran a cabo las pruebas que puedan confirmar los hallazgos con el tiempo de los sucesos, posiblemente se llevaran a cabo pruebas como el carbono 14, para poder confirmar los valiosos descubrimientos.

En algunos medios de comunicación han declarado: “Estos sellos son característicos del final del período del Primer Templo y fueron usados para el sistema administrativo que se desarrolló hacia el final de la dinastía de Judea”, señaló Ortal Chalaf, co-director del organismo estatal que busca los restos de la tradición israelita. “La clasificación de los objetos facilitó el control, supervisión, recolección, comercialización y almacenamiento de los rendimientos de los cultivos. La roseta, en esencia, reemplazó el sello ‘Para el Rey’ utilizado en el anterior sistema administrativo”.

La referencia bíblica hace referencia la quema de Jerusalén, la cual está en el Libro de Jeremías, en donde también citan la presencia de Nebuzaradán, capitán de la guardia y de Nabucodorosor, rey de Babilonia, si bien se han encontrado rastros de este suceso en otras zonas de Jerusalén, nunca habían aparecido con tanta claridad elementos como los de la ciudad de David.

Para Israel la Ciudad de David está considerada dentro de un Parque Nacional ubicado en las murallas de la Ciudad Vieja, y tiene como objetivo rodear todas las construcciones de lo que se conoce como la ciudad vieja de Jerusalén, tratando de separar las edificaciones más antiguas de las construcciones modernas que las rodean, cumpliendo un rol fundamental en la preservación de los vestigios de las civilizaciones más antiguas.

No hay que olvidar que en la ciudad de Jerusalén se encuentran los rastros más valiosos y antiguos de las tres religiones predominantes en el mundo occidental, destacándose entre otros el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones para la religión judía, el Santo Sepulcro para la religión cristiana, y la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa para la religión musulmana.

 

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *